14.1.15

GIRONA


Escaparse un fin de semana a Girona. Caminar, perderse y disfrutar sin importar muy bien a dónde ir ni cuándo llegar. El barrio judío, las murallas, las calles de piedra, los baños árabes o las casas de colores sobre el río Onyar.

Pasear con la sensación de encontrar otro rincón favorito a la vuelta de la esquina. Como La Carpa, una pequeña tienda de juguetes antiguos que nos enamoró nada más verla. O tomarse un helado (de manzana asada, yo; de Panettone, él) en pleno diciembre en Rocambolesc, la heladería de Jordi Roca que bien merece la parada. Para impregnarnos totalmente del ambientillo gastronómico de la ciudad, nos acercamos a Cúrcuma, un restaurante escondido con menú degustación, todo a base de tapas.

Volvimos encantados por Girona. Por lo bien que sientan las escapadas de fin de semana. Por viajar, aunque sea cerca.




6 comentarios:

  1. Guauu que bonita es Girona.
    Me ha encantado conocerla con tus fotos, muy bonitas.
    Un beso gordo

    ResponderEliminar
  2. Que bonito se ve! Como siempre tus fotos son geniales, transmiten mucho😊😊
    Y sí, las escapadas, sientan fenomenal....

    ResponderEliminar
  3. Qué maravilla de fotos!

    ResponderEliminar
  4. Ana,
    Me ha encantado todo y me apunto los gastro-places para comer...eso sí, lo que más me ha gustado ha sido esa mochila "Fjallraven KanKen" a la que le tengo el ojo echado desde hace años...¡me encanta tu look!
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  5. Me encanta el look muy guapa, pásate por mi blog a ver qué te parece :)
    www.sheisteresa.com

    Un besazo!

    ResponderEliminar